La interprofesional pesquera española celebró en Vigo la 1ª edición de su foro ‘Pescado, fuente de alimentación saludable’, poniendo en valor la relevancia de los productos del mar a la hora de llevar una dieta sana. 

Las dietas mediterránea y atlántica se apoyan en el pescado.

Aportando el punto de vista como dietista-nutricionista, Mª del Mar Silva explicó que la tendencia alimentaria es la “transient food”: rapidez, productos preparados para consumir en cualquier momento y menor tiempo en la cocina. Constató que a mayor consumo de pescado, mejor perfil dietético. Silva señaló la gran importancia de utilizar las políticas públicas porque “las personas deben aprender a comer y a cocinar. A la gente hay que recordarle que coma pescado”. Por eso es muy importante que el mensaje llegue también a restauración de colectividades (comedores escolares, de empresa, de universidades, etc.). 

Guillermo Aldama, cardiólogo intervencionista del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña lanzó el claro mensaje de que el pescado es fuente de una dieta “cardiosaludable”. Explicó que se espera que en 2030 España sea el país del mundo con mayor esperanza de vida (85,8 años) y con una calidad de vida también muy alta (92%). “Los españoles vivimos más y mejor”, sentenció, y uno de los secretos es la dieta mediterránea, que tiene como uno de sus pilares el pescado. “Las personas que llevan este tipo de dieta tienen un 35% menos de posibilidades de muerte por cardiopatías. La cantidad de pescado que se consume sí importa y los suplementos no sustituyen al pescado. Cuanto más pescado, menos riesgo de padecer enfermedades coronarias”. 

Por su parte, Rosaura Leis, presidenta de la Federación Española de Nutrición (FEN) y experta nutricionista en pediatría de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), mencionó el concepto de la crononutrición: cada vez es más importante cuándo y cómo preparamos la comida y cómo la disfrutamos. “El pescado es una fuente muy importante de nutrientes, energía, proteínas de alto valor biológico, grasa de calidad, vitaminas y minerales”. Leis también destacó que su consumo mejora la fertilidad de la mujer y la calidad del esperma, además de reducir el riesgo de parto prematuro. Y en cuanto a sostenibilidad, la ponente expuso que “el pescado tiene una de las huellas de carbono más bajas (13%) y no tiene huella hídrica”. 

Consumo: la incertidumbre es la nueva normalidad.

Esas fueron las palabras con las que empezó su ponencia Marta Munné, responsable de ShopperView en AECOC. Concretó que el consumidor es más cauteloso: la escalada de precios actual es inusual y el precio es cada vez un factor más importante en las decisiones de compra porque la economía de los hogares ha empeorado. Esto provoca que se hayan reordenado las prioridades. “Vuelven a valorarse más la concentración de las compras, la rapidez y la proximidad, y se tiende más al lineal de envasado”, donde no haces colas o ves el importe que vas a pagar directamente en la etiqueta. También expuso que la compra online se ha consolidado y cada vez tiene más fieles. 

Munné comentó que “hay una revolución en el mundo de las proteínas. El 36% de los consumidores ha sustituido parte del consumo de carne por pescado”. Para incentivar el consumo de productos del mar, la ponente desglosó tres palancas en las que trabajar: sostenibilidad, comercialización (hacer el producto accesible al consumidor final) y campañas de comunicación al consumidor final, para que conozcan el producto y sepan recetas fáciles y asequibles para prepararlo. 

José Luis Vaamonde, experto en economía y sociología del Consumo Alimentario, señaló que el descenso del consumo “es un problema de todos que debe solucionarse entre todos. Al sector pesquero le falta despertar, ha vivido en una zona de confort”, detalló, asegurando que desde la desaparición del Fondo de Regulación y Organización del Mercado de los Productos de la Pesca y Cultivos Marinos (FROM) durante la crisis económica “ha bajado el consumo”. El experto explicó que las empresas compiten unas con otras, pero que también “se compite colectivamente. La alimentación está constreñida a lo que biológicamente podemos comer y con estos corsés se crece en un mercado de suma cero por sustitución”. Vaamonde calificó de “dramática” la situación del consumo de pescado en España. Señaló que los estratos sociales con más recursos económicos han aumentado su consumo, pero los más bajos lo han reducido. También incidió en el consumo infantil, “que es de especial relevancia”, e intentó desmentir que a los niños no les guste el pescado. Así, indicó que en 2007 se acudió a comedores escolares y descubrieron que las preparaciones con pescado no eran atractivas gastronómicamente. “Había un rechazo del pescado, hasta el punto de que la estrategia de promoción del consumo sin solucionar problemas de calidad puede ser contraproducente”, resumió el ponente.

Comparte el artículo

Ligeros cambios en los precios de los fletes
Easyfish apuesta por la innovación tecnológica

BLOG

Easyfish Group

  • BARCELONA GLOBAL SEAFOOD MARKET 2024

    El pasado mes de Abril se celebró la Barcelona Global Seafood Marketplace 2024. Durante los días 23,24 y 25 disfrutamos de la mayor feria del [...]

    20 de mayo de 2024