Los altos niveles de industrialización y los bajos costes de fabricación convierten a China en un origen muy atractivo para las empresas de alrededor del mundo. Antes de empezar la comercialización con este país es necesario entender su idiosincrasia; como cualquier otra nación del mundo, China también tiene particularidades propias de su cultura y de su forma de entender el mundo.

Como expertos en la importación de productos desde este país, en EASYFISH queremos repasar una serie de recomendaciones básicas para fabricantes y otras compañías que trabajen con el gigante asiático.

  1. El Año Nuevo Chino es la festividad más importante. Coincidiendo con el año lunar, la celebración tiene lugar entre enero y febrero (cambia cada año), e implica un parón de la actividad productora de al menos un mes.

  2. Debido a esta parada, se produce un gran aumento de la demanda general justo antes de la celebración con el objetivo de aprovisionarse. Es vital planificar con antelación para ajustarse a los timings de producción y entrega.

  3. Las semanas previas y posteriores a la festividad del Año Nuevo Chino es el prime time para los errores. De nuevo, haz una buena previsión de las necesidades y procura que tus contenedores no se concentren en dichos momentos.

  4. El coste de los fletes suele subir las semanas antes de la festividad. Otra razón más para planificar con tiempo y conseguir el máximo rendimiento al mejor precio.

  5. Nunca realices un prepago en dichas fechas. Si no se embarca tu producto antes de la festividad, es imprevisible lo que puede ocurrir tras ella: retrasos, colas de producción, falta de materia prima, etc.

  6. En el caso de productos procedentes de pesca salvaje como el Illex, el Chum Salmon o la Gamba, ten siempre en cuenta la evolución de las campañas de pesca. Normalmente durante la campaña los precios suelen ser mejores que cuando se acaba, ya que el abastecimiento depende de los stocks restantes. No obstante, uno de los factores decisivos en los precios siempre será la demanda (además de otras variables como los fletes, el tipo de cambio, la situación de productos substitutivos, etc.).

  1. Los productos de acuacultura como la Tilapia suelen ser más estables. Aun así es bueno conocer la evolución de los cultivos durante el año, y, al igual que en el caso anterior, la demanda influirá en la fluctuación de los precios –además de otras variables–.

  2. Presta siempre atención al tipo de cambio USD/Euro. Esto afecta tanto al precio de la materia prima de pescado como a los costes del transporte, y, también, al precio del producto una vez despachado en el destino. Además, siempre es una buena idea seguir el tipo de cambio USD/RMB, ya que afecta directamente a los costes del productor de pescado en origen, algo que repercutirá en el precio del pescado final que importas.

  3. Cada año hay una veda de pesca que va de mayo a agosto. Aunque puede variar, durante este tiempo no se pueden pescar productos procedentes de aguas chinas como el Rape o la Gamba. Lo que se embarque durante la veda será stock de campañas anteriores. No por ello será de mala calidad, pero hay que tenerlo en cuenta.

  4. Trabaja siempre con alguien que esté presente en el origen. En EASYFISH tenemos oficinas en Qingdao y Ningbo y, también, personal propio. Contamos con inspectores de calidad que supervisan todas las producciones de los contenedores que embarcamos y comprueban la calidad del producto y de la carga. Los informes son enviados a nuestros clientes, por lo que cuando el contenedor se cierra, nuestro cliente está seguro de lo que le llegará.

Estos tips o recomendaciones son una guía básica que todo importador debe conocer. Si estás importando pescado desde China o si quieres empezar a hacerlo, no dudes en contactarnos. Como expertos en este origen, te asesoraremos en todo lo que necesites!

Comparte el artículo

Los subproductos del pescado y sus usos industriales
Productos de nueva temporada: ¡Empieza la campaña de pesca!