En EASYFISH lo tenemos claro: el compromiso con la calidad es una de nuestras bazas. Tal y como comentamos en uno de los posts anteriores, inspeccionamos cada paso del proceso productivo, y monitoreamos y auditamos los productos en su lugar de origen. 

Supervisar las producciones e inspeccionar todos los contenedores que embarcamos es una prioridad para nosotros, igual que lo es hacer informes con los resultados que obtenemos y enviárselo a nuestros clientes para mantenerlos informados. Tenemos tanto inspectores propios como de empresas externas, y utilizamos unos u otros en función del producto y de su localización.

For privacy reasons YouTube needs your permission to be loaded. For more details, please see our Política de privacidad.
I Accept

En nuestro compromiso con la calidad y la transparencia, hoy compartimos nuestro protocolo de inspección del producto, que empieza con el primer contacto entre el profesional y la planta. Después, se determina el día y la hora –generalmente cuando ya se ha embarcado el 50% de la producción–. Una vez coordinados, se procede al chequeo:

  • El inspector solicita al jefe de producción una muestra aleatoria de 25 cajas. Estas se llevan a una sala separada para su inspección individual.
  • Se comprueba la temperatura de la cámara frigorífica y, también, la temperatura del producto dentro de las cajas/bolsas.
  • Se revisa que las especificaciones de producción coincidan con las que nosotros le facilitamos –es decir, las que el cliente solicitó–.
  • Se verifica que tanto los diseños de cajas y bolsas como la información que muestran sean los correctos.
  • Se comprueban las medidas de cajas y bolsas.
  • Se procede a inspeccionar el producto:
    • En primer lugar, de manera visual. Si hay desperfectos en cajas y bolsas, si hay escarcha, si el producto presenta algún tipo de defecto, la calidad del glazing, etc.
    • Después, se comprueba el peso del producto congelado con glazing.
    • Se procede a eliminar el glazing.
    • Se revisa el peso neto, la talla, el nº de piezas.
    • Se procede con el análisis organoléptico.
    • Finalmente, se detectan los defectos: escarcha, deshidratación, textura, cuerpos extraños, espinas, restos de piel y escamas (si procede), piezas enganchadas, color, etc.
  1. Se realiza un análisis de humedad.
  2. Se efectúa una prueba de cocción, que es el último paso del protocolo.

A partir de estos ocho puntos, el inspector determina si el producto es apto o si hay que activar medidas correctivas. Para mayor fiabilidad, todo el proceso es documentado con fotos y vídeos. Con ello y con los datos extraídos, el profesional realiza un informe que es analizado por nuestro Departamento de Calidad, responsable de dar el visto bueno final. Si se aprueba la calidad del producto, EASYFISH permite a la planta proseguir con su trabajo.

Como hemos mencionado anteriormente, tanto el informe como las fotos de la inspección son compartidas con nuestros clientes para su tranquilidad y confianza, y porque creemos que la transparencia es el primer paso para ofrecer un producto y servicio de calidad. De la misma forma, cada vez que un contenedor se cierra en origen, intentamos estar seguros de que el producto que llega a destino sea exactamente el que el cliente requirió.

Comparte el artículo

Año Nuevo Chino: Este 2022 está dedicado al Tigre
El protocolo de inspección de carga: El último paso para asegurar la excelencia

BLOG

Easyfish Group

  • S’aproxima una de les dates més desitjades per Easyfish. Durant els dies 23, 24 i 25 d’abril estarem presents a la Barcelona Global Seafood Marketplace [...]

    5 de març de 2024